domingo, 24 de agosto de 2014

Gante, Bélgica

Gante, uno de los destinos de nuestro último viaje. Esta vez planificamos una ruta en la que visitábamos Bruselas, Brujas, Gante y Amsterdam. 
¿El motivo? Quizás el low cost sería nuestra primera respuesta aunque una vez decidimos terminar en Amsterdam esta respuesta dejaba de tener validez, ya que los vuelos desde Shiphol (Aeropuerto Amsterdam) son todo lo que queramos menos baratos. Pero bueno ya que nos habíamos metido de lleno en preparar este viaje decidimos gastar un poco más y conocer estas ciudades que tan bien hablan de ellas.

Hoy, nos paramos en Gante. Ciudad de la que llevábamos buenas referencias y que sin duda se cumplieron. Durante nuestra visita nos encontramos con algunos aspectos negativos, el peor sin duda el hotel, B&B La Ducale. Buena situación pero dejaba mucho que desear la limpieza del apartamento, además se les olvidó dejarnos el desayuno. También tuvimos la "mala suerte" de encontrarnos de obras una de las tres torres de Gante, la de la Catedral de San Bavón. Además fuimos días antes de El Festival de Gante, uno de los mayores festivales de música al aire de Europa, y claro estaba todo patas arriba, camiones de montajes, de bebidas, etc. A pesar de todo esto pudimos disfrutar de la ciudad y de su ambiente pudiendo decir que merece y mucho la pena visitarla, eso sí, cambiad de hotel!!.

Llegamos a la estación de Sint-Michiels procedente de Brujas, nuestra anterior parada. Nos dirigimos al hotel que como hemos dicho tenía una muy buena ubicación, a 100 metros de la Catedral de San Bavón.
Teníamos todo el día para disfrutar de Gante, tiempo más que suficiente para ver la ciudad. Esto nos hizo además de verla en "modo turista" poder también vivirla desde dentro. Poder sentarte a almorzar, tomar un café o cenar entre sus calles hace que conozcas más a su gente y sus costumbres y eso es lo que hicimos. Una recomendación que no podéis dejar de hacer es comprar algo en un supermercado y tomarlo a los pies de algún canal central. Es algo también habitual entre los ganteses, sobre todo entre Graslei y Korenlei.

La mañana la dedicamos a ver la zona de las tres torres, empezando por La Catedral de San Bavón, siguiendo por La Torre de Belfort y terminando por La Iglesia de San Nicolás.
Torre de Catedral de San Bavón
Torre de Belfort
Torre de Iglesia de San Nicolas
Llegamos al puente de Sint Michiels, donde se observan unas muy bonitas vistas del canal más importante de la ciudad. Desde aquí hay un punto en el que podemos observar las tres torres a la vez. A decir verdad la mejor perspectiva para tirar fotos la encontramos desde abajo del puente, en la orilla del canal.
Vista de las tres torres desde puente de Sint Michiels
Volvemos sobre nuestros pasos para ir a la plaza más animada y céntrica de Gante, Korenmarkt. Repleta de bares, pizzerías o cafés hacen que sea paso obligado aunque sólo sea para intentar coger una conexión wifi gratuita jeje, que también es importante, ¿no?. La Iglesia de San Nicolás también forma parte de la plaza.
Koremarkt
Koremarkt
Koremarkt
Ya por la tarde y después de almorzar en una pizzería en plena Korenmarkt, unos 13€ por persona, seguimos con la visita. Nos encontramos los típicos Cuberdons, también conocidos como "neuzen" (significa nariz), que son unos dulces típicos de la región de Flandes de color lila y aroma a frambuesa. Entre otros sitios los venden en plena calle en unos carritos muy particulares. No dejéis de probarlos, los venden en cartuchos de unos 3€ depende el puesto. 
Carritos de cuberdons o "neuzen"
Cuberdons o "neuzen"
El resto de la tarde la dedicamos a pasear por la zona de los canales, donde pudimos ver El Castillo de los Condes de Gante (por fuera) y el conocido cañón Dulle Griet. Después de tomar un buen café y antes de la caída del sol nos tomamos un refresco sentados en Korenlei a orillas del canal, la mejor forma de observar la vida de una ciudad que nos sorprendió y nos invitó a disfrutarla desde un primer momento. 
La cena decidimos hacerla en el apartamento ya que a la mañana siguiente teníamos que madrugar y mucho para llegar a nuestro siguiente destino, Amsterdam. Con esto lo único que conseguimos es tener una buena excusa para volver y disfrutar de Gante de noche.
Castillo de los Condes de Gante
Canales de Gante
Canales de Gante
Canales de Gante
Canales de Gante